Emisarios de Ilusión

Administrar los talentos


El asombro impulsa a cazadores de talentos y la pasión conquista a lucientes talentosos. Al capaz, todo mundo lo elogia.

Ellos son distintos, productivos y entretenidos. La ambición, dinamismo y gracia giran en su cabeza, corazón y manos.

Son escasos, comprometidos e indispensables. Pero…los talentosos necesitan vitaminas de administración.

Administrar es el instrumento oportuno que orienta a la acción. Es ordenar y organizar.

Administrar es la fragancia que debería desprenderse de toda persona.

Administrar es la esencia que envuelve objetivos. Significa movilizar los talentos para hacer brillar grandes acciones.

Administrar implica un cuidado y apreciación del gran arte humano: nuestras vidas.

Administrar involucra una gestión de habilidades para impactar en el mundo con un acto de “colaboración”.

Administrar persigue hazañas brillantes que requieren tiempo, organización, paz y control.

Administrar es el compromiso con nosotros mismos para lograr vidas estables, con bienestar.

Administrar conlleva a una mayordomía de nosotros como seres completos: talentosos, pero equilibrados.

Administrar persigue el proceso hacia la búsqueda de la sabiduría. Precisa de tranquilidad para ejercer la misión y disfrutar plenamente.

Administrar implica un acto inteligente para manejar el potencial sin desgastar los motores. Administrar es encender la chispa para gestionar la herencia.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.