ADN Energético

Esperanza humana


Israel

El delirio los consume entre confusión nocturna. Corren con temor y son perseguidos en laberintos históricos. Son pocos los destellos que abren el corazón, se impregnan en la piel y despiertan sus huesos. Algo pasó, el sello quedó. Ahora el cumplimiento despierta al león y le abre sus alas protectoras camino a la acción. Allí vuela, rodea todo y sonríe con pasión. Pasó una vez, se repite con calor humano. Aparece su equipo con aceite y compasión pintando con música, baile y poesía. Es el renacer de la historia, del futuro y la nueva ciudad. No más cárcel ni división. Más esperanza humana y realidad eterna.

Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario