ADN Energético

Pulsos con amor


palpitar de amor

Palpita y ven. Vamos a planificar el encuentro. Un segundo más y sonrío, nos gozamos y preguntamos. Así se siente, como si tomaras el corazón para armarlo con sonrisas entre dientes. Los pulsos no pueden resistir ante la grandeza de la ternura. Suelta nada más. Mejor vivir con eso y pensar en un mar de ilusiones. Es suave y valiente, dos componentes de su personalidad. Es ella, no más que hablar.

Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.