Emisarios de Ilusión

Emisarios de Ilusión

Info-emprendedores


0 comentarios

En la era del conocimiento, desprogramar para volver a programar la mente, ayudará e influenciará a otros que desean cambios en distintos niveles. De esto se encargan los info-emprendedores.

De esta manera se difunde y se comparte la sabiduría, ayudando a progresar integralmente. Esto se puede llamar “entrega de innovaciones”.

Son los info-emprendedores quienes han aparecido con grandes paquetes de conocimiento para entregar a todos aquellos sedientos.

Los info-emprendedores hablan de cambios en la consciencia, y por lo tanto, de cambios en el sistema político, educativo, económico, cultural…

Así que ellos pueden compartir de lo suyo basado en experiencias (buenas o malas) y ofrecerte un salto de frescura. El progreso es ahora y es distinto.

Los cambios acentúan la expresión de emociones, sensaciones, palabras… dando alimento que nutra a todo el ser y ayude a estabilizar.

No olvides aprender y rodearte de los info-emprendedores, y por supuesto, convertirte en uno de ellos.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

La noche admirable en el restaurante


2 comentarios

Después del trabajo quisimos ir a hacer “algo”. Quisimos intentar tomar una bebida en un espacio distinto. Esa fue la noche admirable.

Así fue, nos fuimos a conocer un lugar “nuevo” para nosotros. Al parecer, ya estaba abierto desde hace algunos meses. 

Era un restaurante con opciones veganas/vegetarianas ubicado en una casita de madera, decorada al estilo vintage, con arte y lindas frases por todo lado.

Allí probamos las croquetas veganas acompañadas de un vinito. Hablamos de las ideas que podrían generarse en esa ciudad con aire de “paz”.

También estuvimos disfrutando de la música que tenían. Las melodías fueron perfectas para el momento.

Por cierto, creemos en las palabras y creemos en lo que sucede cuando se escriben o se pronuncian. En el menú, el restaurante se describe como un lugar de paz. De hecho algo se sintió.

Fue lindo observar a una de las chef bailando mientras preparaba sus platillos, o a la mesera atendiendo con una sonrisa.

Esos detalles generan un ambiente agradable y alegría para el corazón de muchas personas. Al menos así fue para el nuestro.

Esperamos que cada día podamos percibir esa energía que despierta el amor en cada ser humano. Solo hay que vivirla y transmitirla.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Fotografía: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Cena con Noticias Mi Ciudad. Historias y sonrisas


0 comentarios

El sábado 21 de octubre de 2017 tuvimos la Cena de Noticias Mi Ciudad. Esta estuvo llena de historias, sonrisas, amor, anécdotas y más. Nos encontramos y nos relajamos. Nos encontramos y disparamos ideas.

Quisimos reunirnos con algunos (de muchos) que han formado parte de todas estas aventuras fantásticas. En Noticias Mi Ciudad somos familia y nos apoyamos.

En los próximos días estaremos publicando las historias que compartieron tres “storytellers”.

Adicionalmente como parte de las buenas acciones hicimos una recolección de víveres junto al Consejo de distrito de San Miguel de Desamparados para entregar a algunas familias. Gracias a las personas que colaboraron en la entrega de donaciones:

1. Lilliam Segura
2. Marvin Quesada
3. Gloriana Quesada
4. Jose Pablo Calvo
5. Gustavo Picado
6. Irene Jiménez
7. Pedro Gómez
8. Patricia Cascante
9. Francisco Hernández
10. Luis Alberto Cordero
11. Nury
12. Ignacio Ortiz
13. Jorge Ureña
14. Dennis Petri
15. Christy Quesada

¡GRACIAS POR ESTA NOCHE! ¡GRACIAS POR SUS VIDAS! ¡GRACIAS POR SOÑAR, CREER Y HACER!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

 

Fotografías: Jhewsfotos 
Noticias Mi Ciudad 

Leer Más

Emisarios de Ilusión

De “ciudad de lodo” a comunidad resiliente


0 comentarios

Resiliencia: capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido” Real Academia Española.

28 de septiembre de 2017. Un día que marcó la vida de muchos de los que habitamos este pequeño valle conocido como El Guarco, más específicamente el pueblo de Tobosi y la pequeña pero no menos significativa comunidad de La Hacienda.

Déjenme volver atrás en el tiempo y revivir un momento en nuestras vidas que probablemente resonará en el corazón del recuerdo de muchos. Hace poco más de tres años mi esposo y yo teníamos planes de todo, menos de comprar casa. Luego de una visita al supermercado y con una paella en la mano para ir a almorzar, nos encontramos conociendo personajes cuyas historias nos trajeron al único lugar en Costa Rica que mi mapa mental no tenía registrado: Cartago. “Podría vivir en cualquier parte menos en Cartago”, le repetía constantemente a la gente. “Ahí no hay nada que hacer”, afirmaba como buena josefina. Lo que no sabía mi gran arrogancia era que en ese lugar, y aún “más adentro”, mi alma encontraría por fin el reposo que anhelaba y la familia extendida de un “barrio” que solo recordaba por las historias de mis abuelos.

El camino me pareció eterno, recordando solo “el cruce de Taras” como punto de referencia, pero llegar a la Lima y al Quijongo asemejaba el paseo de domingo de la niñez. Al doblar por la bomba, ya mi sentido de orientación estaba quebrado y la única guía era una señora que nos dictaba la dirección desde la parte de atrás del carro.

La manera cronológica y mental en que sucedió todo, no la recuerdo. Lo que si experimento hasta el día de hoy es el olor de las montañas, el vaivén de las ráfagas juguetonas, y la libertad y certeza inmediata de saber que “ahí” conquistaríamos la cima e izaríamos la bandera… habíamos llegado a casa.

Poco a poco el barrio se fue llenando de viviendas y las casas cobraron vida. La Hacienda no era un condominio cualquiera, aquí la gente se hablaba, se sabía los nombres de los vecinos, sus hijos (as) y hasta sus mascotas. Algunos se pasaban “el gallito” o se tomaban el café en las tardes, otros organizaban caminatas y se unían en grupos para hacer ejercicio para el cuerpo y para el alma. La Hacienda se había convertido en un verdadero hogar, que olía a hogar y a café recién chorreado.

Por eso el jueves 28 de septiembre marcó un hito en la historia de esta pintoresca comunidad. Ese día la furia ancestral del “dueño” del río, el indio Purires, volvió a resonar en la memoria de la tierra, con truenos y relámpagos y muchísima agua para inundar las tierras de Tobo, su archienemigo. A Purires se le olvidó que el perdón es el camino a la liberación y sin ningún reparo, revivió el pasado, llevándose a su paso todo lo que encontraba.

¡Cuánta inocencia en la naturaleza! ¡Cuánta desazón alrededor!

Atrapados en nuestras casas o en el carro sin poder entrar, fuimos testigos del retumbo de un caudal irreverente que entraba a nuestras casas sin pedir permiso. Nadie nos preparó para tal acontecimiento, nunca nos mencionaron al indio Purires ni su rencilla con Tobo, y muchos menos el nacimiento de la “ciudad de lodo”. Una tragedia de tal magnitud era inimaginable hasta ese momento y lo único que teníamos eran nuestros rezos, sobre todo el encuentro cara a cara con aquella virtud olvidada muchas veces: la humildad.

A las 5:00 p.m., con el sonido de las ambulancias disipándose en ecos lejanos, los habitantes del pueblo comenzaron a retornar a sus casas. Hubo llanto. Hubo rostros deformados por la consternación y también miedo y confusión. La humanidad encarnada hace estragos en momentos de sensibilidad y nos llena de múltiples emociones.

A eso de las 6: 00 p.m. y a “tientas” porque no teníamos electricidad, comenzamos a medir el alcance de lo sucedido. Recuerdo haber pensado con lágrimas en los ojos que nos tomaría años limpiar el desastre, mientras que las imágenes de la película de ese primer día llegando a casa, pasaban una y otra vez por mi cabeza.

Las botas de hule se pusieron de moda y del amanecer al anochecer la pala, el pico, la escoba y el trapeador se habían convertido en nuestra mejor defensa. El llanto se convirtió en hermandad y la comida para alimentar al barrio —asemejando un jardín del Edén— comenzó a brotar en el corazón de los héroes anónimos.

Hombres, mujeres, niños (as) y ancianos (as) unidos en un solo corazón, sin distinción de posición social, profesión o vestido. El número de casa se volvió indiferente, transformándose en “puntos de encuentro” para el descanso del almuerzo o el café.

¡Gracias por las noticias exageradas! Gracias por lo bueno o lo aparentemente “malo” que nos muestra la Misericordia y Amor de un SER SUPREMO que sostiene todo y que de la manera más compasiva nos ayuda a despertar.

Gracias porque somos familia, porque como almas bondadosas nos apoyamos, desempeñando el rol que nos corresponde. Gracias por la solidaridad que nos lleva a crecer y a resurgir de la “destrucción” temporal. Gracias por las historias de cada uno (a) y por los corazones hermosos de los héroes anónimos cuya motivación es la pureza y el amor. Gracias porque hoy no somos los mismos (as) de ayer. Algo se orquestó ese 28 de septiembre de 2017, algo que ni siquiera el ruido de las sirenas ni el llanto, ni las noticias amarillistas, ni el lodo, ni la furia de las leyendas de antaño pudo opacar: la unión, el amor y la humildad.

En pocos días y muy a pesar de las “llenas”, nuestro paraíso ha retornado a su sutil armonía. Han vuelto las mariposas amarillas y los colibríes, han salido los niños (as) a las calles con su relajo infantil que alegra el corazón, han vuelto las mascotas a caminar, a sentir el pasto, a olisquearlo todo. Me gustaría decir que el esfuerzo fue mucho, pero en realidad, cuando miro atrás, solo veo una “mano” bondadosa sosteniéndolo TODO, susurrándome al oído que está bien, que somos amados y bendecidos.

A todos y todas las que sin ningún reparo entregamos todo para el bienestar común. A una comunidad que dejó la individualidad de sus casas para dar una palabra de aliento, un palazo al barro, una barrida al lodo, un vaso de agua al sediento y comida al hambriento. Todo aporte fue agradecido y atesorado y continuará resonando en la memoria celular de este, mi barrio, su barrio, nuestro hogar.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Autora: Nathalie Prado
Fotografía: Nathalie Prado
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Pasión por el ajedrez


0 comentarios

No siempre es fácil percibir los detalles que flotan en el aire, pero si nos detenemos a observar, podemos lograr que la sonrisa se pinte en nuestros rostros y la de otros. Todo gracias a una pasión por el ajedrez.

Siempre hemos sentido una especie de conexión con algunas personas, especialmente con aquellas que a simple vista parecen “serias” o “dan miedo”, pero en realidad son pura ternura y bondad.

Nos ha pasado al hacernos los exámenes de sangre con el mismo doctor, aunque siempre ha sido como en silencio.

Hoy fue más familiar, como si estuviéramos compartiendo con un abuelo. Hablamos un poco de algunos temas e hicimos bromas, luego preguntamos:

— ¿De qué son esos trofeos?

— Son de ajedrez. Antes jugaba mucho y participaba en torneos.

No van a creer, pero el doctor comenzó a sonreír como enamorado. Nos comenzó a explicar su pasión por el juego, la manera de desarrollar la intuición, la memoria, el razonamiento. 

Nos contó de los viejos tiempos cuando se reunía con los amigos a jugar y cómo el ajedrez hace que la adrenalina se dispare y el cerebro corra.

Así continuó por unos cuantos minutos y luego nos enseñó una frase que guardaba con amor:

— “El ajedrez es una hermosa amante a la que volvemos una y otra vez, sin que importe las muchas veces que nos rechaza”. Gran Maestro Bent Larsen.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

De la muerte a la vida


0 comentarios

Cuando el Universo nos conduce a ciertos lugares, sus propósitos y planes son claros. Así lo llamamos, de la muerte a la vida.

Ante los ojos de algunos, pareciera que nuestras “vidas” son perfectas, porque realmente nadie conoce las miles de historias y los momentos de sacudidas.

Lo cierto es que sí es perfecta porque tratamos de pedir cada día esa fortaleza y voltearnos con una sonrisa para alegrar y alegrarnos.

Pero cada persona pelea una batalla, personal y hasta grupal. Una pelea donde se pide ayuda Arriba, porque acá abajo solo somos seres dependientes.

¡Qué llena se siente el ALMA cuando podemos alegrar el ALMA DE OTRO! Cuando escuchamos las historias de prisión de adultos que nunca fueron niños o dejaron de serlo.

— Quiero escuchar más de ese Creador. De este día especial de conexión. Quiero conocer los secretos que tiene para mi ALMA.

Escuchar esto con anhelo y con muchas emociones de por medio, hace que TODO valga la pena. Nos hace recordar esa FE, ese SÍ de saber que todo puede cambiar.

Al instante se hace recuerdo en la mesa de un correo reciente que había enviado un judío:

— “Es cierto que es D-s quien decide cuándo debemos nacer y partir de este mundo. Pero tenemos un principio: nuestra meta durante este tiempo que es la vida es hacer todo para preservar/prolongar la vida. La vida ante todo. Está escrito en Deuteronomio: “Yo puse delante de ti el bien y el mal. La vida y la muerte. Tú elegirás el bien y la vida”. D-s decide sobre la vida y sobre la muerte, pero NOSOTROS decidimos si queremos vivir. Si queremos vivir, nos aferramos a la vida, entonces D-s escucha nuestras oraciones y nos concede la vida…”

Después de un grito desesperado, de no saber qué decisión tomar, de haber escuchado: NO QUIERO VIVIR… Después de lágrimas y llantos desgarrados, con un cáncer en el cerebro y problemas familiares de años… Una gran libertad en este día de conexión llegó para ella:

— Está bien. Opto por la vida. ¡YO QUIERO VIVIR! ¡YO QUIERO VIVIR!

¿Sanar? Sí. El alma… El aliento llega cuando ayudamos a superar o atravesar procesos de enfermedad. La luz es la única que puede guiarnos para ser instrumentos que calman el dolor de los otros.

— ¡Vamos a comer un helado! ¿Quién va con nosotros?

— ¡Yo!

— ¡Yo!

— ¡Yo!

Muchos “yo” para calmar la tormentas. Para ayudar a disminuir el temor y el dolor ante las pruebas de la vida.

Ver los cambios de un alma, de la bulla al silencio, de la tormenta a la calma, es el más grande RETIRO que se puede experimentar y uno de los más grandes AGRADECIMIENTOS.

Si no había música, ahora la hay. Y eso nos hace felices. Saber que pudimos haber experimentado esto y saber que en algo pudimos colaborar porque desde Arriba se orquestó de esta manera.

¡Música, música que interviene en el caos para dar LIBERTAD y optar por la VIDA!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Un eco en la eternidad


0 comentarios

Cuando nuestra consciencia se conecta con la luz, no hay espacio para la negatividad, ni para el dolor, o el caos. El drama desaparece cuando pisoteamos los deseos del ego y buscamos completamente al Creador. 

La perfección lentamente llega al alma y el cuerpo comienza a brillar. Nos hacemos seres creativos, y junto al maestro, ayudamos con lindas obras para toda la humanidad, siendo uno, vibrando como la música fractal de un Universo perfecto.

El poder y la historia de la creación trasciende la miseria de este plano material y cuando nuestro movimiento busca a luz, la luz nos busca a nosotros. Nos encontramos.

Este proceso requiere un profundo camino de intuición, de acceder a aquello que despierte el alma. Todos podemos. Somos la chispa que desde el inicio se apegaba y caminaba con la luz completa. No es un invento, es el lugar que sabemos existe pero hemos olvidado.

Transformarnos cada día es el verdadero propósito de nuestra presencia aquí. Es el más grande reto, pero la tarea necesaria para cumplir con el plan. La llave está allí para abrir la puerta… y abrirla correctamente… Entrar al Paraíso global.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte
aquí.

Dibujo:
Freepik

Leer Más

Emisarios de Ilusión

El niño que venció el miedo


2 comentarios

Estábamos sentados desayunando en algún lugar de Guadalajara. Sentados junto al pueblo de esta linda ciudad.

Mientras comíamos se nos vino una frase muy popular que dice: “Supera el miedo hasta que el miedo te tenga miedo”.

Tuvimos esa frase presente durante todo el desayuno… No sabíamos por qué, pero estaba allí.

Al rato llegó una familia a desayunar. Ellos tenían un niño, pero este no quería sentarse a nuestro lado por vergüenza.

Unos minutos después les trajeron los desayunos y una vez que iniciaron a comer, escuchamos a la mamá repetir:

— ¡Come! ¡Come! No te va a doler el estómago. No te vas a vomitar. (Parece que estuvo enfermo durante la semana).

Al escuchar esto, rápidamente hicimos amistad con ellos, sentimos que debíamos compartir la frase que estaba dando vueltas en nuestra cabeza.

Nos acercamos al niño y se la regalamos. Se escondía entre los brazos de su madre porque tenía pena. No quería comer. No quería. Seguimos con una linda y divertida conversación para motivarlo. Al final le dijimos:

— Cuando nos vayamos, queremos que te comas todo para contarle a nuestros amigos en Costa Rica que conocimos a un niño llamado Pedro Antonio que tuvo un reto y lo superó. Tú tienes mucha imaginación, dile a tu mente que SÍ puedes, que NO tienes miedo, que TODO en tu cuerpo está bien.

Dijimos adiós y nos dirigimos a un puestito de bebidas para pedir jugo de naranja. A lo lejos lo vimos. Estaba comiendo. Él nos comenzó a buscar con la mirada, nos encontró y nos sonrió. La mamá también nos buscó con su mirada, y moviendo los labios, nos dijo con una gran sonrisa:

— ¡Ya está comiendo!

¡Sí! Le hicimos gestos y enviamos sonrisas. ¡Sí! Muy bien. Nuestra alegría era real y fue uno de los mejores detalles previos a nuestro cumpleaños.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Fotografía: Marvin Quesada Bolaños
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

¡Mujeres creativas en Costa Rica!


0 comentarios

Plataforma C, organización de transformación social, patrocinó el taller para mujeres “Social Transformation, Creativity and Your Next Step“, que tuvo lugar el domingo 5 de febrero de 2017 en en el centro de estudios judíos (Beit Midrash) en San José, Costa Rica. El taller fue facilitado por Avital Stein.

Avital Stein es una diseñadora, creadora y productora israelí apasionada en ayudar a las mujeres a conectarse con su creatividad interna.

Desde la tierra que fluye leche y miel, nos visitó para compartir un taller lleno de iniciativas que pueden ayudar con cambios sociales en nuestro entorno activando nuestro ser creativo.

Pasión y curiosidad… Fue un taller solo para mujeres. Un taller donde diversas edades, personalidades y profesiones se encontraron para abrir el corazón: dar, recibir y compartir.

Las herramientas ya están incluidas, justo en nuestro interior, solo que a veces nos vemos limitadas por pensamientos llamados miedos que opacan nuestros sueños. Un solo movimiento es suficiente para hacer que todo sea posible.

Allí abrimos nuestra mente hacia ese viaje donde las ideas pueden convertirse en acciones. La conexión es lo que une, lo que toca con hilos invisibles de un corazón a otro para ponernos en movimiento.

Este taller significó: identificación, empatía, almas gemelas, creer en nosotras, amar sin juicios y mostrar la más grande virtud de un ser humano: AMAR CON CREACIÓN.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Emisarios de Ilusión

En la cocina


0 comentarios
en-la-cocina
Dibujo: Freepik Historia en la cocina

Estábamos hablando con una amistad por Whatsaap. La semana no era muy dulce. El dolor y duelo nacional era intenso…

Teníamos ganas de comer y no sabíamos si era sabio cocinar. Queríamos al menos preparar algo sencillo…

— ¿Cree que podamos cocinar algo?, le preguntamos a nuestra amistad.

— ¿Como qué? Yo por eso dejé listos mis emparedados.

— Sí. También tenemos, pero quisiéramos hacer algo diferente.

— Está bien, pero no cocinen descalzos.

Inmediatamente nos fuimos a la cocina… Mientras preparábamos todo, escuchamos como silbidos. No paraban. Entonces volteamos la cabeza y nos dimos cuenta que los silbidos venían de una persona que nos estaba buscando.

— Hola. ¿Cómo está?

— ¿Bien y usted? Quisiera enseñarles algo.

— Claro. Ahorita salimos y lo acompañamos. Nos pondremos los zapatos.

Nos fuimos corriendo para buscar el calzado, estábamos en pantuflas. De un pronto a otro nos comenzamos a reír de esta situación.

Realmente este Universo Inteligente cuida de cada uno de nosotros. Tuvo que llegar esa persona para “hacernos recuerdo” de ponernos los ZAPATOS y poder luego COCINAR.

¡Gracias por amarnos desde Arriba!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más