Emisarios de Ilusión

Dispersión de judíos


Luego de la expulsión de España, los judíos se dispersaron en corrientes bien definidas. Una de ellas, la que se instaló en el Imperio Otomano y el Asia Menor, fue acogida con benevolencia. Otra, la asentada en Portugal, no corrió igual suerte. Más de treinta mil familias se refugiaron en el país lusitano, no solo por su proximidad, sino también por las promesas de sus monarcas Don Juan II y Manuel. Ellos les ofrecieron amparo y protección a su fe, pero esos acuerdos no fueron respetados y los judíos fueron sometidos a conversiones forzosas. Un último camino quedó. Las nuevas tierras: América.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Tomado de: El Sefardita Costarricense
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario