Historias

ADN Energético

Nosotros


0 comentarios

¿Quiénes somos nosotros? Solo un punto pequeño en el Universo.

¿Quiénes somos nosotros? Un sonido con silencio al expresarnos en nuestra habitación.

¿Quiénes somos? Almas que a alguien poderoso se le ocurrió crear y traer acá.

Gracias, gracias, gracias. Por lo bueno y por lo aparentemente malo. Gracias por sostenernos en nuestros momentos de historias.

Gracias por escucharnos y abrazarnos mientras la luna, las estrellas y el cielo presencian nuestros pensamientos.

Gracias por entender nuestro mundo y por guiarnos aunque no siempre conozcamos las rutas establecidas en tus planes.

Gracias por tu divinidad y por pensarnos.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Un hogar de cartulina


0 comentarios

Hace algunos años iniciamos una historia en conjunto para un proyecto de niñez. Algunas personas colaboraron. Queremos mostrarles la recopilación que se hizo en su momento. Es un recuerdo muy lindo y podemos apreciar el gran talento de cada uno.

Había una vez una niña llamada Lucía, sentía que no podía empezar. Sentía que todo estaba destruido, lo único que sacaba la esperanza de aquel callejón (que tenía el aspecto como de un hueco sin color) era su propio ser. Su vida estuvo perseguida por temores, por desilusiones, por fracasos. No quería intentarlo, no quería pensar, no quería nada y a la vez quería mucho….  Christy Quesada Segura.

Un día confundida y en busca de respuestas huyó de casa hacia un lugar oscuro y vacío. Al llegar al lugar solo logró perder su fe y enrredarse más en sus propios temores. No entendía qué le pasaba ni qué la aferraba a ese lugar, solo sabía que tenía que huir de ahí pero no podía, estaba demasiado atrapa en sus propios pensamientos y temores para poder liberarse. Nicole Romero.

Su corazón latía en blanco y negro, cada vez que cerraba sus ojos para recordar algunas fotografías del pasado, una de ellas era una muñeca de trapo sin manos ni pies, otra una cobija de rayas repleta de agujeros y la más recordada por ella era, la imagen de una caja de cartón que se había humedecido por el frío de la noche y lágrimas que por cierto recolectaba en su frasco de “memorias” para cuando fuese necesario regar alguna planta seca, más seca de lo que estaba su corazón. Geova Fernández.

Caminaba sin rumbo, el viento era necio, golpeaba sobre su cuerpo con violencia. Por las mañanas empezaba su rutina, salía de su casa con el bolso lleno de ilusiones, siempre regresaba vacío, era como si el caminar por la vida le hiciera perder la esperanza. Felipe Zúñiga.

Al pasar los días y las noches la única compañía era su propia soledad, nada la consolaba, ni la sonrisa ajena. Una mañana de otoño decidió visitar su parque favorito en el centro de la ciudad. Recordó cuando lo visitaba con sus padres de niña y jugaba frente al lago con su hermana bajo una lluvia de hojas secas. Victoria Monterrosa Pérez.

Decidió ir un momento al lago a revivir historias, a imaginar momentos que ya no existían, que solo ella, el tiempo y el dolor entendían. Lo único que pudo ver fue su rostro en el reflejo del lago, un rostro distorsionado no por el agua, sino por el dolor, aquel que cada vez se hacía más fuerte al no poder encontrar aquello que no tiene fin… Gloriana Quesada.

Desconsolada empezó a caminar nuevamente sin un rumbo fijo, guardando una pequeña esperanza por encontrar algo que le devolviera ilusiones a su corazón. Caminó y caminó sin darse cuenta que había regresado al centro de la ciudad, ese lugar en donde tantas veces quizo buscar una nueva ilusión, pero donde de igual forma tantas veces su condición seguía siendo la misma… Marce Montoya Castro.

Y fue entonces, regresando a la ciudad, donde una suave mano tocó su hombro. Asombrada volvió la mirada para ver quién tenía la osadía de tocarle. Para su gran sorpresa, eran unos grandes ojos color marrón que le devolvieron un poco de esperanza en ese momento de tristeza. Era un joven que venía de un pueblo lejano y quien se encontraba desorientado en la ciudad. Hola, dijo Lucía, y el joven con un tanto de timidez le contó que era nuevo en aquel lugar y no sabía cuál dirección seguir para llegar a su destino. Lucía, quien conocía cada uno de los rincones de esa ciudad, gustosamente ofreció acompañarlo a su destino, sin la más remota idea de lo que ese encuentro del destino le traería a su vida… Ana Laura Ávila.

Caminó con él por la ciudad y temerosa empezó a hablar de todo lo que en ella sucedía. El joven escuchaba con gran atención mientras ella poco a poco iba desahogando sus penas. De repente llegaron a su destino y él muy amablemente empezó a contarle la historia de su vida y cómo desorientado había llegado a esa cuidad de recuerdos… Greivin Barrantes Alfaro.

Y los recuerdos seguían en su memoria. Al principio se tornaba interesante escuchar los recuerdos de ambos, sin embargo los dos terminaron en un río de lágrimas. En eso el joven recordó la ubicación y algo muy importante, que a pesar de su pasado el pudo seguir adelante. Pau Guillén.

Al rato ella entró a la enorme casa, era como las que solía ver en revistas, muy bien decorada, grande y agradable. Él le ofreció tomar asiento en uno de los enormes sillones. La trató con atención y delicadeza, mientras le decía que trabajara para él y a cambio obtendría todo aquello que siempre deseó. Ante tentadora propuesta ella accedió, pensó que este sería el cambio que necesitaba… Piero Capra.

Su corazón latía tan fuerte, sus latidos aumentaban la velocidad, su respiración tan intensa era mezcla de una falsa esperanza y un miedo abrumador… Un silencio interminable era la base musical de los pasos de aquel hombre que se acercaba poco a poco hacia ella. Todo lo que pasaba en aquel lugar parecía llevarse a cabo en cámara lenta, hasta al más mínimo movimiento llevaba el sello de suspenso. Hasta que al fin estaba frente a frente. Él se arrodilló, y llevando su mano sobre el rostro de aquella pequeña, que temblaba como un ciervo acorralado por un cazador, la acarició. Mirándola fijamente empezó a llorar, lloraba como un niño… Ella no entendía qué pasaba, aquél hombre la había llevado para trabajar con él, le había ofrecido trabajo sucio y ahora estaba frente a ella llorando. ¿Qué era aquello? Pensaba que quizás ya la había visto bien y no le había parecido atractiva, que quizás la iba a echar de su casa. Para Lucía fue muy confuso aquel momento. En eso el hombre bajó su rostro y le dijo: ¿por qué? Eres tan pequeña, eres una niña, ¿cómo puede alguien como tú estar acá? ¿Cómo nadie te ha venido a buscar?… Mira, la verdad tengo que confesar, yo no te quiero hacer daño, te traje acá porque quiero mostrarte algo… Leah Netzer.

El fotógrafo estaba loco, entre risas, lloro e incertidumbre la llevó a uno de sus salones, quería mostrarle su nuevo trabajo. Él estaba contratado para eso, no importaba nada, la comercialización de niños era su fuerte. Cuando Lucía llegó a esa fría y triste habitación, se topó con otros niños, en realidad, sus nuevos compañeros de trabajo. Christy Quesada.

En ese instante, Lucía no entendía nada, sentía confusión y enojo, pero en su interior sentía un alivio tan profundo que le provocaba llorar, y lloró, lloró como nunca lo había hecho, desahogó con aquel fotógrafo todas sus historias, cómo sentía que no valía nada, que su vida no tenía sentido, que vivía en un lugar sin esperanza, sin razón, entre latas y cartón, con padres que nunca la desearon, con la fe destrozada, y lloraba también al ver que aquella pequeñísima y minúscula llama de esperanza que aún le quedaba fue suficiente para encontrar este lugar… Jessica Gonzalez.

Una pregunta que le abrumaba salió temerosa de sus labios: ¿por qué haces esto? El reloj antiguo colgado en la pared movía su péndulo y marcaba los minutos que pasaban bajo el peso de su inaudible respuesta. Un pasado disfrazado de presente parecía hacer de las suyas en el corazón del fotógrafo que se sentía de nuevo como aquel niño que un día juró nunca más volver a ver. No podía precisar exactamente el momento, pero la claridad de los recuerdos dejaban ver el dolor de su abuso marcado en su pecho que inconforme buscaba colarse entre la inocencia de otros niños. ¿Cuántos más eran necesarios? ¿Cuántas veces se tenía que repetir la historia?… Elenny Hernández.

Lucía sin embargo, se sentía triste, rechazada, con poca aceptación por parte de sus compañeras de escuela debido a que era una niña muy hermosa a la que sus compañeros amaban por su jovialidad, carisma y lealtad. Las mujeres la odiaban por sus bajas calificaciones y por su belleza exterior, además siempre reprochaban que los hombres la amaran tanto debido a su físico. A pesar de todo Lucía se sentía fea, con baja autoestima y sola porque contaba con una familia disfuncional en donde su padre lo único que hacía por ella era bajarle la autoestima, y cada vez que ella se veía al espejo, le decía palabras ofensivas como: “¿de que juegas”? Su madre se encontraba completamente ausente porque toda la atención que ella reflejaba iba dirigida al padre de Lucía… Un día Lucía detuvo su camino y se dio cuenta que necesitaba de algo, o mejor dicho, de alguien fuera de este mundo, y volvió sus ojos hacia el cielo… Nathalia Romano González.

Y dijo: “¿para qué me creaste? ¿Para sufrir… ser maltratada… y rechazada por los demás? Sé que existes… y me duele demasiado no tener a alguien que realmente me ame de verdad. Ella sabía a Quién le hablaba… lo que no sabía es si Él realmente le escuchaba y entendía su más profundo dolor. Mientras gritaba hacia el cielo consumida en llanto… el fotógrafo borracho la agarró del pelo y con enojo le dijo: “¿a quién le hablas miserable? Nadie te escucha… a nadie le importas… ni siquiera a mí… Te secuestré porque me puedes ser útil pero no porque me importes…. Has algo útil animal… Cuando no te necesite más, te doy permiso de dejar de respirar… Ruth Sea.

Y fue en ese instante de triste humillación cuando ella al fin pudo mirar con claridad… Cada una de las respuestas que ella tanto anhelaba estaban contestadas muy dentro de su corazón… entonces fue cuando se dio cuenta de que ella, su cuerpo y su mente, no le pertenecían a nadie más que a Aquél al que tanto le hablaba… Supo al fin que merecía ser amada, y que de alguna forma tenía que salir de ese círculo vicioso… La pregunta ahora era: ¿cómo? Melissa Díaz.

Lucía, al recordar la verdadera labor del fotógrafo, de un artista que no podrá hacer fotografías sin ningún tipo de sentimiento, decidió enredar a este entre sus temores, angustias y dudas del mundo exterior con comentarios aterrorizantes. ¿No crees que allá afuera, donde todo funciona con dinero, donde las personas no piensan más que en sí mismas, las personas se consumen más en su propio odio, así, como tú y yo? El fotógrafo un poco aturdido dudó algunos segundos por una respuesta y se dedicó entonces a documentar aquel odio, aquella tristeza que guardaba el objeto, ya que para él Lucía solo sirvió unos días como inspiración. En paredes oscuras con luces de flash, Lucía fue desnudando su corazón de puro odio y el fotógrafo llenando el suyo… Nazareth Pacheco.

Cuando pensó que encontró lo que buscaba, nuevamente se esfumó, se quedó en medio de la nada, esperando a que todo cambiara, a que pudiera vivir, correr, abrazar, pero sabía que nada de eso vendría. ¿Y tú qué me ofreces para poder estar cerca de mi anhelo? Mi corazón espera, pero mi mente no me deja continuar. Estoy como muñeca que necesita a un ser que la levante y la lleve a ese lugar. Odaly Mendoza Sánchez.

Pero bajo la capa interminable de neblina que ve su mente, no encuentra el camino, mucho menos su destino. Solo ve gris, tono rey de sus pensamientos más profundos. Lluvia de deseos inalcanzables que solo juegan con su vida, burlándose a lo lejos de sus fracasos, que se apoderan poco a poco como precarios en montaña. Cada latido de su corazón es una puñalada fuerte que la atormenta cada segundo de su vida. ¿Dónde está esa respuesta que tanto necesita? ¿Será que cayó en una profunda pesadilla de la cual no puede despertarse? Ramiro Núñez Roldán.

Con tantas interrogantes dentro de su cabeza, Lucía continúa pensado cuándo será el día en que podrá ver la luz al final del túnel en que se encuentra. Con la consigna de que mañana empieza un nuevo día, Lucía no pierde la fe y la esperanza de que en medio de todo el dolor que se encuentra viviendo, se va a reponer para seguir adelante con los sueños y anhelos de su inmenso corazón que retumba cada día con más fuerza… Antonio Arroyo Álvarez.

Após pensar e pensar e pensar, Lucia percebe que a luz no fim do túnel não existe. Lucia sente que a mesma luz que brilharia ao final do túnel já brilha dentro si. Com isso, resolveu não deixar que seus sentimentos negativos a atrapalhassem na busca de seu maior objetivo. Este foi seu primeiro passo para perceber que tudo o que precisava estava dentro dela e, conjugado com o mundo exterior, poderia ser mais feliz, com menos questões inquietantes, mais de si, mais Lucía. Vinícius David.

Al iniciar un nuevo día, poco a poco la fe y el deseo de encontrar aquello que nunca fue suyo, hizo que Lucía tuviese valor y la convicción de dejar sus tristes recuerdos en la penumbra del ayer. Tomó valor de la poca fuerza que aún quedaba en su alma y con paso firme y una tenue luz en su rostro, caminó buscando la oportunidad, oportunidad que se transformó en realidad cuando pudo compartir su amarga vida con otras niñas llenas de odio y venganza, pero, con muchas ganas de vivir y una fe radiante que levanta el espíritu… Wendy Conejo.

Pamela, una de las niñas que también se encuentra con Lucía, se le acerca, intrigada… ¿Cómo es posible que todavía tus ojos brillen?, pregunta. Las dos estamos aquí rodeadas de este olor a muerte. Nuestras vidas ya no valen nada. Nadie nos busca. Nadie nos recuerda… ¡NADIE! A nadie le importamos. Pamela suspira y continúa: Pero tú, Lucía, parece como si no estuvieras aquí. Todavía tienes ese brillo en tus ojos. ¿Acaso hay todavía esperanza? Y si es así… ¿por qué no me das un poco? Mi esperanza se quedó ahí afuera el día en que puse un pie en este lugar. Ese día me morí, y la que tú ves aquí, es solo una sombra de lo que era yo… Yo tenía sueños, ilusiones. Yo creía en la gente… A pesar de que en la vida no me había ido bien yo tenía esperanza… pero ya no… Dame un poco de tu esperanza Lucía… Ayúdame a creer de nuevo. ¿Acaso todavía tienes esperanza? Adriana Sánchez Cubero.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.


Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Mi Ciudad Saludable

Creamistry: helados con nitrógeno líquido


0 comentarios

En Estados Unidos visitamos una heladería que nos llamó la atención por su nombre: Creamistry. No teníamos idea si nos iba a gustar el helado, pero simplemente se nos vino un antojo en medio del sol californiano.

Si observan el vídeo, verán la cara de felicidad al haber podido seleccionar un helado vegano, pero para quienes quieran conocer de dónde viene el nombre y cuál es el proceso, acá les contamos.

¿Por qué Creamistry?

El nombre es un nombre compuesto, cream de “creamery” (lechería) y “mistry” de chemistry (química) y las palabras unidas “creamistry” suenan de hecho como “chemistry”. Creamistry fue fundado por Jay Yim, quien en Corea heredó de su abuelo el negocio de los helados, pero fue en el mismo país donde vio la idea y decidió tropicalizarla en Estados Unidos. Creamistry es ciencia pura.

 

¿Cuál es el proceso?

Los creamologists, como ellos se llaman, utilizan nitrógeno líquido para crear helados en el momento, a -321 grados, teniendo como resultado un helado fresco, rico y suuuuuper cremoso. Las máquinas son 100% de su creación y utilizan una técnica que ofrece un helado libre de preservantes.

 

En Creamistry, el cliente no solo encuentra helados a base de leche, sino también helados orgánicos y veganos para aquellos que tienen otro estilo de vida.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Visita a Molaa: Museo de Arte Latinoamericano. California, Estados Unidos


0 comentarios

Nos recomendaron ir a Molaa, Museo de Arte Latinoamericano ubicado en California, Estados Unidos. De camino pareció como si nunca fuésemos a llegar, había demasiada presa y ruido. Llegar a Molaa fue como entrar a un retiro, a un espacio de paz y de encuentro con buen arte.

Sinceramente nos gustó mucho la temática que le dieron a la exposición porque nos identificamos con los temas. Nos apasionaron.

Queremos resaltar una exposición en particular: “La Gravedad de los asuntos”, un trabajo colaborativo entre artistas mexicanos y expertos rusos. Ambos exploraron el tema de la gravedad cero/el concepto de la ingravidez, con diversas visiones.

En la exposición se presentan los temas de arte, ciencia, magia, un mundo donde se da relevancia a la curiosidad y a la experimentación. 

Los bloqueos mentales desaparecen para crear en conjunto. El trabajo en equipo entre artistas y científicos abre camino a nuevas reflexiones, preguntas e ideas.

¿De qué trata la gravedad cero o ingravidez?

Es la sensación y experiencia de una fuerza. En la gravedad cero un cuerpo es liviano, no se siente de la misma manera.

En el periódico la Razón lo describen muy bien: “la gravedad es el cupido en la historia del universo, rector de todos sus movimientos, a pesar de ser considerada como fuerza débil”.

Es como una caída libre, no hay suelo, ni obstáculos. Sin gravedad podríamos volar.

Seguimos recorriendo el museo y nos topamos con algunas obras de otros artistas que crearon textos con el tema de la gravedad, de la Luz y la interacción en el mundo virtual. Nos gustó mucho que lo hayan representado en forma de diálogo, poesía y tecnología.

Ver un poco de filosofía/reflexión le da un giro fresco al museo, al menos le da magia a las exposiciones. Son experiencias que nos identifican. Este tipo de dinámicas nos representan.

Diálogo sobre la gravedad

Extracto sobre la Luz

Memememe, interacción virtual

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Mi Ciudad Saludable

Del desierto al paraíso. The Getty Center, California, Estados Unidos


0 comentarios

La visita al Museo The Getty Center en California, Estados Unidos nos regaló un momento de presencia.

El Getty es una institución cultural interesada en el mundo artístico y en la promoción del conocimiento.

 

Este es un espacio gratuito, abierto al público para que disfruten de espacios saludables. Su arquitectura no solo es muy bonita, sino fresca.

El Getty cuenta con una ubicación espectacular, vista a la montaña que permite desacelerar para entrar al mundo de la alegría.

Pudimos disfrutar de obras egipcias, griegas y romanas con sus temas variados e interesantes. Les mostramos algunas fotos de esculturas griegas que siempre llaman la atención por sus materiales, color blanco y minimalismo que proveen un ambiente de paz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la siguiente imagen apreciamos a un trapecista sobre un cocodrilo. Sin duda llama la atención tan atrevido espectáculo y el dominio de estos hombres africanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra obra fascinante fue “El Alquimista”. Tomamos la foto porque nos pareció muy interesante el tema de los procesos químicos, físicos y la interacción con el ser humano. Nos hace pensar en ese D-s creativo que inventó todo este mundo lleno de magia.

Nuestra obra preferida fue una pintura de Vincent van Gogh llamada “Iries”. Sin duda sus colores nos atraparon, pero nos atrapó mucho más la importancia de la salud mental. Van Gogh pintó este cuadro cuando se estaba recuperando de ciertos ataques. Transmite energía, vida, el poder regenerativo de la tierra y la expresión de la divinidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y hablando de temas de salud mental, el recorrido por el museo nos llevó a la exposición que presentaba visiones de los diferentes caminos al PARAÍSO, algo que existe en todas las culturas con sus detalles.

El tema no solo es fascinante, sino que ayuda a preservar la esperanza de la eterna llama que enciende un mundo de posibilidades con La Luz infinita del Creador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Y por qué no materializamos esta promesa en todo el mundo? Las ciudades deberían ser paraísos puros, volver a la esencia.

Sin duda nuestro espacio favorito del museo y del que más disfrutamos, fue el jardín. El verde relaja y recuerda que todo puede florecer. Que cada día podemos dejar que su Creador pinte nuestra historia para llenar el alma.

Un mundo sin pureza, es un desierto. No hay nada. No brilla esa LUZ trascendente. Por eso los jardines nos permiten conectarnos y respirar, pero respirar de verdad. La vida es ese constante crecimiento que hace palpitar y llena el mundo de energía.

La pureza envuelve y sana, le da sentimiento y sentido a toda la creación… El agua llega y nos refresca para despertar el fuego de la pasión y hacer que reluzca su naturaleza…

Ese es el camino, de vuelta al Jardín del Edén, al paraíso eterno con jardines que proveen oxígeno espiritual y PAZ verdadera.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más

ADN Energético

Café medicina


0 comentarios

Creando un poco en el restaurante. Se acerca el encargado.

— Hola. Buenos días.

— Buenos días (Sonriendo. Siempre sonriendo ante la bondad de las almas).

— ¿Hoy quieres tu café?

— Sí, por favor. Te debo el de ayer.

— No te preocupes.

Volviendo a ver a uno de los meseros.

— Por favor, sírvele un café.

Solo un pequeño detalle y una sonrisa, te hacen sentir en EL HOGAR. El café es identidad. Es un encuentro, un tiempo y una sinfonía con uno mismo.

Esta bebida lo tiene todo, es respuesta al amor, la amistad, la colaboración, la solidaridad. Nos envuelve para crear LAS historias y colocar LAS letras que ofrecen sabores con luz.

Hay ciudades que están dormidas y solo un EXCELENTE CAFÉ puede lanzar una alerta, al menos moverles el piso.

El café es presencia.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

ADN Energético

La chispa de vivir


0 comentarios

Estamos tan acostumbrados a sobrevivir, que olvidamos vivir. Y no, no hablo de existir, hablo de vivir las pequeñas, grandes cosas que se nos presentan a diario. 

Vivir va más allá de cumplir esas expectativas que le inculcan a uno desde pequeño. Es despertar y darnos cuenta que en esta vida estamos de paso, saber que cada minuto que transcurre nunca volverá.

Es vibrar cada instante ante la emoción de percibir las maravillas que nos rodean. Debemos dejar de ser zombis vivientes, que únicamente buscan la comodidad.

Esto no siempre es bueno, a veces hace falta salirse del canasto, explorar y conocer nuevas cosas que nos hagan sentir felices y plenos.

Necesitamos ese chispa de energía que nos haga bailar frente al espejo y que a la vez nos haga sentir bien, esa chispa que hace desear conocer cosas nuevas e ir por ellas.

Cada uno vive en un momento de exilio, pero cuando nos vamos acercando a esa energía, salimos de este y logramos la redención personal, que sin duda nos guía a la redención colectiva.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Autor: Ignacio Ortiz
Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

ADN Energético

Agradecimiento diario


0 comentarios

Cada día vivimos milagros, milagros que se vuelven parte de la naturaleza. Algo así como un estilo de vida.

La consciencia nos visita y nos recuerda que Él lo arregla TODO y lo arregla porque existe una fuerza llamada AMOR que mueve ondas en el Universo.

Los milagros son producto del AGRADECIMIENTO, de aceptar cada letra puesta en nuestra historia personal. No es fácil, pero el camino se va suavizando cuando reparamos nuestro mundo.

No sabríamos explicar por qué o cómo se desarrolla todo tipo de acontecimientos que acomodan las vibraciones, y por lo tanto, las vidas de nosotros los humanos.

¿Quién desea la vida? El que guarda su boca del mal. El que usa sus labios para hablar solo BIEN, crear y embellecer.

Lo único que podemos hacer es usar las letras en su máxima elegancia. Cada día dar lo mejor de nosotros y pintar un poquito “la realidad” que se estableció en su momento.

Los cambios inician con cada uno, a lo interno. Todo se armoniza y vemos los milagros suceder, en segundos. Admiramos la vida que se nos ha regalado para transmitir aún más vida. 

El agradecimiento nos alivia. Trae una calma especial que se siente como paz. Todo se transforma en equilibrio, como el blanco de una paloma que hace una danza en el cielo llamada libertad.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

 

Leer Más

Emisarios de Ilusión

El llamado del café


0 comentarios

Hay días donde la energía no es la misma y el silencio ambiental no es tan agradable. En esos momentos vale la pena hacer algo que nosotros llamamos: CREAR.

Por eso nos fuimos a uno de los lugares más lindos y puros (para nosotros): Valle de Orosi, Cartago. Andábamos en busca de un café. Solo queríamos un café y observar el verde de los campos abiertos…

¡Nada abierto! Todo estaba cerrado por ser una semana reservada, pero… había un lugar que ya habíamos visto antes, solo que nunca habíamos entrado. Ese sí estaba abierto. Tenía un rótulo muy visible: Jabones de café… 

No sabíamos si vendían también café, entonces nos asomamos rápidamente. Cuando vimos mesas, decidimos entrar.

Era toda una galería de Cafegrafía y creaciones de jabones orgánicos inventados por el artista Saúl Bolaños. 

Básicamente se pueden apreciar técnicas de fotografía con el uso del café en su Museo Costarricense de Café Arte.

Saúl es un alquimista que inventó una serie de fórmulas secretas para darle vida al café. Sus procesos químicos han permitido que se revele magia y belleza en sus producciones.

Ese día no solo observamos su creaciones, hablamos, filosofamos y tomamos café preparado por él mismo. Ese fue un momento para crear y darle magia a este mundo. 

— Todos los sistemas manipulan, controlan y mienten… pero el ARTE ES LA VERDAD, dijo con seguridad. 

Continuamos hablando de otros temas y al rato se le ocurrió decir:

— No se pueden hacer cambios en el Universo.

Nosotros manteniendo la esperanza, le contestamos:

— ¡Sí! Sí se puede. Todo se puede transformar. ¡Aahhh! y el amor por el café está regresando. 

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

Mi Ciudad Saludable

Rebiosol, empresa comprometida con el ambiente


1 comentario

Francisco Hernández desarrolló una empresa producto de imaginación y de mirar el potencial de mercado. Se trata de Rebiosol, empresa recuperadora biológica de solventes que nació hace cinco años y se ubica en Ochomogo, Cartago, Costa Rica.

La empresa apunta a una mejor concientización. La idea es disminuir la contaminación y colaborar con la restauración de la naturaleza al ofrecer operaciones amigables con el medio ambiente.

Básicamente su objetivo es dar soluciones a los desechos ordinarios y peligrosos de las compañías. El proceso consiste en limpiar los solventes para reutilizarlos, como es el caso de los alcoholes, thinner, varsol, entre otros.

Rebiosol es pionero en el destilado y limpieza de los solventes, de esta manera no solo colabora con el planeta, sino con los costos y decisiones innecesarias de las empresas al enfrentar desafíos con sus desechos.

Muchas empresas utilizan solventes para sus operaciones, como es el caso del sector industrial de pinturas, tintas, industria química, productos de limpieza o industria automotriz…

“Cuando inicié con la idea del reciclaje para mí era un boom de emoción porque me imaginaba los equipos, procesando el producto contaminado. Nosotros hacemos un destilado simple, pero completo y profesional. Estamos haciendo una gestión integrada de residuos”, dice Hernández.

¿Qué es un solvente, un soluto y una solución?

Un solvente como lo define Castro Concha “es cualquier material, en general líquido, que tiene la capacidad de disolver otro material (soluto) y formar una mezcla homogénea, llamada solución”.

Algunos ejemplos serían:

Solución: removedor de pintura en aceite

  • Soluto: pintura en aceite
  • Solvente: thinner

Solución: acero

  • Soluto: carbón
  • Solvente: hierro fundido

Los solventes se han utilizado desde hace muchísimo tiempo, pero se han vuelto tema de estudio por los grandes daños que pueden ocasionar en la salud y el medio ambiente.

¿Qué hace entonces Rebiosol?

Al utilizarse los solventes en procesos industriales, es muy común después obtener residuos que causan efectos nocivos. La mejor decisión es contar con una estrategia de manejo de residuos de los solventes para regenerarlos, recuperarlos y reutilizarlos mediante el proceso de destilación.

La destilación es una técnica que purifica líquidos volátiles. Con el uso de máquinas especiales, el solvente es separado, quedando en el fondo del destilador y produciendo un nuevo solvente, totalmente limpio y reutilizable.

Dejar la huella carbono neutral no es solo hacer una acción, sino que al recuperar el solvente, Rebiosol está evitando que “x” empresa se vuelva enemiga del ambiente al darle la oportunidad de reutilizar el producto y así evitar daños. Ellos envían sus solventes sucios, Rebiosol se los limpia y se los devuelve para utilizarlos de nuevo, y así sucesivamente.

Si quieres ponerte en contacto con Rebiosol, te puedes comunicar con Francisco Hernández al 89782355 o al 25373900, o bien al correo electrónico: info@rebiosol.com.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte gratis aquí.

Noticias Mi Ciudad

Leer Más