ADN Energético

El tiempo


Cualquiera se puede detener frente a un reloj, aunque no todos lo hacen. De estos hay muchos: relojes para la muñeca, de collar, de anillo, relojes de pared, de despertador, en los celulares, relojes sentados en las ciudades y relojes en los vehículos…Para muchos son causa de depresión, de estrés, de alegría, de amor, de paz o de intranquilidad, pero cuando se piensa con los pies en la tierra todo da un giro hacia el tiempo y no hacia el reloj. Él no tiene la culpa, simplemente es un casco de protección para el tiempo. Aún así el tiempo se escapa del casco, pues es muy inteligente, nada lo cubre y él sólo toma sus decisiones. A veces afectan, a veces favorecen, pero siempre gana.

Este sigue una misma rutina, solamente se detiene si el reloj falla, pero él continúa. No se le puede llevar la contraria, más bien todos jugamos con el tiempo y creamos nuestras propias historias. Éstas pueden ser buenas o malas, el crucigrama aparece en ellas porque el tiempo colabora para que todo el mundo, no importando si alguien se encuentra en Costa Rica, China, Holanda, Francia, Brasil o India traiga a vivencia esos cruces del camino.

A veces parece injusto que otro país posea un nuevo día, el día que está a la espera de muchos, pero en realidad todo es lo mismo, la diferencia se nota de un país a otro, pero el tiempo es igual en todos los países. El tiempo camina para unos y corre para muchos, pero no duerme, por el contrario somos nosotros quienes debemos despertar. Si lo hacemos, podríamos charlar un buen rato con el tiempo, puede que nos comente que pasa en el mundo (aunque sean solamente suposiciones), pero estas podrían ayudar: cuentas mal realizadas, quiebra de empresas, lloros en hogares, locos caminando por las calles, señores trabajando bajo presión, una niña llorando por la muerte de un ser querido, jóvenes desesperados por un amor. ¿Algo más?

Puedo detenerme frente a un reloj en la ciudad y parecer una loca observando el diseño, puedo sentir seguridad y felicidad, pero el tiempo me confronta respecto a un mundo del cual formo parte. ¿Qué, dónde, cómo, cuándo, con quién, por qué, para qué? El viaje lo hacemos en muchas de esas agujas que son parte de la habitación del tiempo. ¿Ahora?… ¿En qué aguja se encuentra usted?

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario