ADN Energético

Sustancias incómodas


Un joven pasa por las casas, sus ojos son más dulces que la miel. Su sonrisa y timidez parecen ser las únicas sobrevivientes de sustancias incómodas.

Por las mañanas está relativamente bien, aunque siempre buscando su alimento. Él en particular no hace daño, aunque muchos le huyen porque son sus otros compañeros quienes molestan a la gente (con violencia, asaltos, robos, etc).

Él ya perdió la esperanza, sus sueños huyeron. Él quiere progresar, pero nadie le ayuda. Este mercado lo tiene envuelto, pues el consumo alcanza números gigantes.

¿Es la cárcel la respuesta a los problemas sociales? Si no, ¿cómo ayudar a las víctimas? Los esfuerzos pesan sobre algunos que al menos lo intentan. Los otros ¿qué están haciendo?

El mundo está infectado de esto y por cada callejón se desprende ese olor de sustancias incómodas: DROGAS.

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.