ADN Energético

Mi peor amigo llamado dolor


¿Cómo detener ese grito amargo traducido en dolor?, ¿cómo apagar su tono, convertirlo en silencio y desaparecerlo? Esas manchas expresivas en el interno de mi voz, de mi mente y de mi corazón corren con solo darles protagonismo. He intentado ya muchas veces ser amiga de este para hablarle sobre la alegría y tranquilidad, pero las barreras entre él y yo son inmóviles.

Cada vez que nos encontramos odio tanto nuestro encuentro, no lo deseo y estoy segura que él tampoco a mí­. Sin embargo creo que es alguien más quien provoca nuestro acercamiento, por eso no nos podemos llevar, pues el dolor tiene identidad y vida propia. Yo tengo también mi vida, pero deseo y busco la felicidad. Lastimosamente el dolor simplemente juega conmigo, es mi contraparte y me gana. Al menos, en ciertos momentos o situaciones.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario