ADN Energético

Adiós ruido… bienvenido descubrimiento


 

A veces nuestro mundo interno grita desesperado por un beso, un suspiro, un aliento. Sentimos piedras caminando por dentro y golpeando todo lo que pueda.

Percibimos algunas plagas que poco a poco carcomen todo nuestro funcionamiento interno. Es difícil encontrar salidas o al menos consuelo.

Desearíamos ser como nuestro mundo exterior, experto en disimulación y gozo. Pero no, la realidad es que este mundo interior a veces quema, a veces pica, a veces molesta, a veces fastidia.

La lucha es irresistible, agobiante y desafiante. El único sueño es ver la claridad y sentir placer. No puedo y no quiero, lo siento, mi mundo interno no puede pasar por alto con ignorancia protagónica.

No quiero y no debo ser quien mande. No voy a permitir que mis actividades y trabajos cotidianos lleven mi mundo interno al borde del colapso.

Orden, es la palabra clave. Requiero de una organización estricta de mi vida interior. No quiero más ruido, quiero solidez y seguridad. Voy a buscar la elasticidad para soportar las presiones de la atmósfera y tendré cuidado de mantener una vigilancia 24/7.

Adiós turbulencia, adiós tormenta. Mi puente interno podrá estar flojo, pero no caerá provocando accidentes.

Aunque haya silencio, aunque encuentre desierto, puedo escuchar y meditar sobre las palabras que no se escuchan fácilmente en el paraíso. El ruido opaca el susurro de los secretos, pero estoy por descubrirlos.

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario