ADN Energético

Árboles de otoño


 

Estos árboles de otoño comenzaron a lanzar silbidos. Su ruido no quiso detenerse ni un segundo.

Yo volteé mi mirada llamando su atención, pero parecía que estaban sordos o bien me ignoraban de maravilla.

Las personas tenían pavor, hasta odio. El chillido era totalmente insoportable…cabe aceptarlo.

Caminé de un lado a otro buscando una solución…nada. La bulla me causaba molestia, pero también sensibilidad.

Volteé una vez más mi mirada, era tan insoportable hasta sus movimientos.

La ciudad estaba en crisis, todos empezaron a llevar sus quejas ante las autoridades. Por eso tomaron la peor decisión: MATARLOS.

―NOOOOOOOOOO, grité para mi sayo.

Bajé rápidamente de mi apartamento con el peso de la angustia e incertidumbre en mis hombros.

Cuando llegué a la escena macabra, tiré ese peso sobre ellos, corrí y trepé esos árboles… No sé cómo, pero deseaba conocer sus inquietudes.

No tuvieron ni siquiera que hablar, ya su sonido de queja habló por si sólo…Fueron sus grandes y feas heridas las bacterias responsables del chillido. Fue la ignorancia y enojo del pueblo que intensificó las molestias.

Traté humildemente de aliviar y sanar el profundo dolor de estos árboles…No sé si habrá sido suficiente.

Al final todos se retractaron de la terrible decisión y entendieron después de muchos años…

Yo, por mi parte, entendí que no debía llamar la atención ante ellos. Ellos, por su parte, sí buscaron totalmente llamar la atención. Y bien…Lo lograron…

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.