ADN Energético

No aguanté


538174131girl_runaway

Un silbido agudo me levantó. Bien dormía yo en un dormitorio entre los matorrales. Mis oídos no resistieron a su firme aroma.

― Es hora de partir, escuché en mi cercanía, con una combinación de eco y hermoso consuelo.

― ¿Dónde?, pensé o pregunté…Bueno, en realidad proyecté ambas inquietudes.

Su identidad poco a poco vislumbró, con forma inmutable. Podrán imaginar un corazón acelerado que se expande con locura por una habitación íntegra y pura.

― Ay, pero, ¿cómo?, wouw, increíble, perdón…creíble. ¡¡¡Qué maravilloso!!! , contesté con dudas, nervios y asombro revueltos en mi estómago y hasta en mi garganta. Ya imaginarán que esto me impidió ser normal por unos cuantos segundos.

― No ¿Acaso las sorpresas se cuentan? Niña curiosa…Realmente eres muy peculiar, bueno…tanto así que te llevo conmigo. Toma tus maletas.

Mi entendimiento estaba completamente obstruido, no podía llevarle la contraria, sobre todo porque tenía razón. No sé por qué habrá dicho “peculiar” a mi persona…pero…el silbido lo sabría.

― Bueno, lo haré. Voy a tomarlo como una aventura. Creo que la sorpresa debe ser buena, ¿o no?

Su ternura emanaba de las profundidades sobrenaturales, algo así como la perfección deseada y esperada. Creo que es un poco complejo para explicarlo, pero con toda certeza era bueno…o mejor dicho buenísimo…

― Niña delicada, te llevo conmigo porque todos mis regalos son indescifrables y artísticos. ¡Nos Vamos! No pierdas tiempo.

― ¡Uyyyyyyy! no aguanto. Tengo una sensación real y realista. Cuánto esperé a alguien así…como un Padre…Creo, o mejor dicho, estoy segura que eres tú. Llegaste.

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.