ADN Energético

Terreno artístico


Su llegada tejió mi heredad. Preparó el espacio. Abrió la imaginación hacia mundos perfectos e imperfectos. Llenó muy rápido… todo… dejando huella eterna.

Siempre estuvo, desde la fundación de los seres vivientes. Fue utilizado para conformar los espacios más detallados. Él lo uso antes de mi persona. Lo inventó. Lo entregó en mis manos.

La historia también lo ha presenciado. El presente lo halaga y exalta. Vivirá porque es la esencia misma del creador.

Siempre ha sido parte de mí… de mi ADN… Lo negué por un tiempo, más no lo olvidé. Lo retuve, pero siempre lo almacené.

Es mi palpitar entre las tablas, la unión interactiva en el escenario. Me muevo con su técnica. Despierto con su olor en mis pupilas y agrando mi organismo con su respirar.

Siento su madera guiando mis expresiones, mi diálogo, mi historia. Es mi familia, el lugar al cual pertenezco. Puedo adquirir personalidades y transmitir impresiones entre el público.

Allí entablo una terapia, a solas o en conjunto. Es la psicología pura, con un poco de lejanía y cercanía a la realidad. Es el terreno que recolecta el estrés y concede momentos: un encuentro personal.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Christy Petri (Quesada Segura)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.