ADN Energético

Aventuras intrépidas


 

Viajeros de todas las estaciones del año. Viajeros sin horario y con grandes ojos extendidos hacia todos lados.

Así han despertado muchos, con la ilusión de comenzar un nuevo mundo, de toparse con descubrimientos donde el factor sorpresa enciende todo.

A veces algo nubla la vida, difuminando el brillo de lo que realmente anhelábamos en algún momento de nuestros días.

Pero cuando llega la chispa de arriba… ¡bam! Nos vamos. Tomamos las maletas y nos asentamos en tierras ajenas (pero tan nuestras).

Allí con una conexión integral, nos arriesgamos. Comenzamos a construir, a pintar, a planificar, a vivir, a deleitarnos…

Tomamos las olas, las palmeras, las montañas y todo lo BUENO para integrarlas en nuestras obras… que no son nuestras, sino del GRAN ARQUITECTO.

Y mientras seguimos navegando, visitando, explorando… nos damos cuenta de que ya estamos danzando, patinando, sonriendo, dibujando, fabricando y afinando ese mundo que para otros solo era una fantasía.

Pasamos entonces de lo aburrido del viejo mundo, con sus molestias de estrés o rutina… a espacios de diversión, de comunidad, de amor…

Allí nos topamos con otros seres que tienen una hermosa energía, solo con ganas de cantar, de sonreír, de hablar, de HACER.

Ese es el amor que mueve… Con la libertad guiada por el Amo de todo… Juntos en armonía hacemos de las tierras… PARAÍSOS.

 Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

 

Deja un comentario