ADN Energético

Siempre caballero


Nada es mío. Todo lo has puesto ante mis ojos o en mis manos. Nada de lo que he hecho ha sido por mí.

Tú siempre has estado allí, cuidando de la letra o el sonido más suave, cuidando de toda idea en potencia.

Soy solo una criatura que tú mismo creaste para entregarle secretos, sonrisas, talentos, regalos.

Tú te escondes para hacernos brillar, pero eso es porque eres un caballero.

Nuestras dosis de ego es fuerte… pero muy dentro sabemos que todo te pertenece.

Todo lo bueno y malo viene de ti. Mi “yo” no es nada. Tú eres el dueño y amante de mi ser.

Has soplado el más grande regalo: aliento de vida para moverme y ser esa expresión pura de belleza.

¡Sal de tu escondite Creador! ¡Sal para olerte y amarte!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

 

Deja un comentario