ADN Energético

Uso de las palabras


Hice un conteo de palabras, pues de repente comenzaron a caer. Las atrapé e hice con ellas las historias más mágicas.

Al ser lectores, no castigamos o juzgamos el orden de las letras, la manera de contar o la forma de escribir.

Si un texto es sencillo, o complejo, conocido o no, pero nos CONECTA o nos hace palpitar sin explicación, entonces SOMOS felices.

No necesitamos ser “escritores conocidos”, necesitamos ser emisarios de palabras.

USAR EL PODER DE LA PALABRA PARA BIEN (CONSTRUIR). ESO ES AMOR. TODO DEPENDE DE LA PALABRA. HAY QUE ENTRENARSE PARA NO DESTRUIR.

La vida está llena de casos, de encuentros, de retos… y si cada uno decidiera optar por la práctica de entregar palabras amables, todo sería distinto.

No se trata de usarlas mal, sino de colaborar con una nueva programación que sustituya los viejos patrones, iniciando por la mente y continuando en la práctica, con cada acción y en cualquier ambiente.

Las palabras pueden lograr una armonía interna que balancee el funcionamiento de este gran sistema llamado Universo que tiene VIDA.

La belleza radica en construir conversaciones amenas que saquen sonrisas y esperanzas, no odio, tristeza, resentimiento o queja. Esto solo se vuelve un hábito dañino.

Como emisarios debemos ser sensibles y compasivos ante la humanidad de la cual todos somos parte y en la que todos somos responsables por embellecer.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario