ADN Energético

Su creación


No podía existir con la palabra “juicio”. No permanecería. Hubiese acabado muy rápido, con severidad en medio.

Pero Él lo pensó mejor… Le regaló una linda compañía, la palabra “misericordia”. Una creación balanceada. Arquitectura existente.

Su Amor ganó y todo llegó a tener sentido: orden y rectificación. Perfección arriba. Revelación y enseñanza abajo.

Todo esto fue llamado: voluntad divina. Plan perfecto. Anulación a cambio de obsequios. Gratitud y movimiento. 

Plegaria de corazón. Directo a Él. Somos vasijas, con oscuridad que se convierte en luz para compartirla en el mundo. 

Regresamos. ¡A trabajar! ¡A respirar! ¡A amar!

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario