ADN Energético

Olas de transformación


Nos duele la sangre. Se nos abren las costillas. Nos duelen como pequeñas ondas que van llamando a la nueva creación.

Pasan una vez y otra vez. Solo se sienten, como si jalaran cada ligamento, como si la sangre viajara por todo el sistema… purificando.

Nos duele la sangre. Se nos abren las costillas. Nos duelen como pequeñas ondas que van llamando a la nueva creación.

Lo percibimos llevando la mirada de la mente como explorador interno. Es de noche. No hay gotas de cansancio. Solo dolor. Es una vigilia con vibraciones de ADN.

Nos duele la sangre. Se nos abren las costillas. Nos duelen como pequeñas ondas que van llamando a la nueva creación.

Son olas de transformación, son olas de sangre que hablan, como si el Universo tocara nuestro sistema.

Es agua con información. Son llantos de reflexión, de retorno. Duele físicamente, pero sana internamente. Nos conecta con amor.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario