Emisarios de Ilusión

Niñas con grandes espíritus


Sentando en el parque central de Antigua Guatemala, mientras me comía un helado, logré ver a un grupo de niñas, habitantes de la ciudad, algunas con 4 años y otras con 10.

Me quedé observando lo que hacían. Me llamó mucho la atención que, a pesar de ser tan pequeñas, tenían que trabajar, quizás por gusto o por obligación para poder llevar algunos quetzales a su casa, lo más seguro, la segunda opción.

Por ratos ellas se olvidaban de su deber y se ponían a jugar, incluso (digo yo), a debatir o comentar algún tema.

Lo que más me llamó la atención fue que, a pesar de sus condiciones económicas y sus carencias, ellas nunca pararon de reírse y divertirse.

Fueron las risas más dulces y sinceras que había visto, me contagiaron de tanta dulzura, amor y paz. Fueron detalles que marcaron mi viaje.

Me sentí con mucha tranquilidad, y justamente en ese momento, reflexioné… Me preguntaba cómo unas niñas tan pequeñas sabían pasarla tan bien, y sin necesidad alguna de tener grandes lujos o comodidades, ellas jugaban y jugaban…

¡Qué importante es saber que con poco, puedes ser y hacer feliz a otros! ¡Qué importante es apreciar lo que tenemos! ¡Qué importante es estar siempre alegre! ¡Qué importante es hacer de la vida una fiesta!

Niñas pequeñas pero con grandes almas. 🙌🍃

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Autor: Ignacio Ortiz
Fotografía: Ignacio Ortiz
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario